Ileana Caschi

¿Por qué no cumplimos nuestros propósitos de año nuevo?

Home »  Desarrollo Personal »  ¿Por qué no cumplimos nuestros propósitos de año nuevo?

¿Por qué no cumplimos nuestros propósitos de año nuevo?

On December 31, 2014, Posted by , In Desarrollo Personal, With No Comments

Se llegó el último día del año, y no me gustaría que todos empezáramos el siguiente con propósitos clichés que no cumplimos. Pretendo motivarlos para que el 2015 sí sea el año donde tachen una tarea de su “bucket list” (o “cosas que hacer antes de morir”). Pero primero debemos entender ¿Por qué no cumplimos nuestros propósitos de año nuevo?

La verdadera razón, y la principal en la mayoría de los casos, es porque nuestros propósitos no están alineados con nuestros objetivos personales. Por ejemplo, y utilizaré al rey de los propósitos, bajar de peso. Cada primero de enero, al menos yo, me proponía la meta de bajar cierta cantidad de mi hermosa masa corporal; pero para mediados de mes, ya había pasado por un día de muerte en el gym, una rosca gigante y varias cervezas.

¿Por qué no logré cumplir mi propósito de bajar de peso? Y mira que no lo digo yo, lo dice la ropa que esa sí nunca miente. La razón es porque bajar de peso está relacionado con vanidad, y no hay un argumento de verdad que respalde mi necesidad de bajar de peso. Si, por ejemplo, el doctor me hubiera dicho que por salud lo tengo que hacer, entonces sí lo hubiera cumplido (Creo…) .

Después de pensarle tantito, y mirar la secuencia de luces en mi arbolito de navidad, la fórmula que te propongo para cumplir un propósito es:

Propósito a alcanzar + verdadera razón + objetivo personal/el tiempo que le tengo que invertir= Propósito cumplido.

Otra cosa que usualmente tenemos como propósito es ahorrar. Y la razón por la que esto tampoco logramos cumplir, es porque ahorrar realmente significa tener más dinero. El verdadero significado de ahorrar, debería ser tener dinero para saberlo utilizar, no para poder gastar más en las posadas (pisto), fiestas decembrinas (pisto), regalos (pisto) y comida (pisto con comida).

Para que puedas cumplir tus propósitos (que suenen los tambores) debes alinearlos con objetivos medibles, que te van a generar un resultado y que vas a avanzar en la cadena evolutiva… si los cumples. Cuando pienses en tus propósitos, no sólo busques un “por qué”, también busca un “para qué” ¿Por qué quieres cumplir ese propósito, y para qué lo quieres hacer?

Este año estoy muy decidida a viajar, pero no precisamente para subir mis fotografías al feis y que hacer que a los demás les de envidia. La razón es porque estoy viviendo una etapa de mi vida donde debo de aprender de experiencias, pues eso es lo que de verdad enriquece a las personas. Otra experiencia en la que quiero invertir, es en escribir mucho, incluso hasta un libro; porque lo mejor que puedo hacer es compartir el conocimiento con los demás.

Está muy increíble si quieres bajar de peso, ir al gym, correr todos los días; pero si no encuentras una verdadera razón para hacerlo, un fundamento que sostenga la idea en tu mente y la convicción de que tienes que hacerlo; entonces vas a terminar haciendo un post de porqué no cumples tus propósitos de año nuevo.

Les deseo un excelente año, que pasen una excelente “última noche del 2014”. Por último, los invito a realizar algo que yo bauticé como “comunicación con uno mismo”, y les hago esta pregunta: Si hoy fuera el 31 de diciembre del 2015 ¿Qué te gustaría haber cumplido?

Te invito a comentar y/o compartir este artículo, gracias por leerlo ¡Hasta la próxima!

Soy profesional de la comunicación, conferencista e investigadora. Escribo sobre comunicación, desarrollo personal y emprendimiento. Si deseas contactarme puedes hacerlo por aquí mismo. Un gusto tenerte por mi blog ¡Gracias por leer!