Ileana Caschi

Tu felicidad depende de la calidad de tus pensamientos

Home »  Desarrollo Personal »  Tu felicidad depende de la calidad de tus pensamientos

Tu felicidad depende de la calidad de tus pensamientos

On March 23, 2017, Posted by , In Desarrollo Personal, With No Comments

No sé si soy la única persona que tiene un problema de “overthinking”, es decir, pienso demasiado las cosas. Tanto, que he llegado a crear historias (O mejor dicho novelas) sobre todo lo que pasa a mí al rededor. Cuando genero muchos pensamientos, sobre todo negativos, mi estado de ánimo cambia y siento que todos conspiran. Cuando pienso en que todavía hay personas buenas, entiendo algo “Tu felicidad depende de la calidad de tus pensamientos“.

Ciertamente, con la persona que más platicamos es… nosotros mismos. Siempre estamos en una constante conversación que involucra realidad y escenarios ficticios. No sé si les ha pasado que piensan en una pelea o discusión reciente, y en su mente la recrean con frases que no mencionaron, o argumentos que les dan “la razón”. Así funciona la mente, siempre convirtiendo todo lo que pasa a nuestro favor.

También sucede que hay situaciones que no podemos explicar y nuestro pensamiento se encarga de darle un “falso sentido” a lo sucedido. Por ejemplo (no sé si les haya pasado) pero cuando mandamos un mensaje a una persona que, de verdad, esperamos su respuesta, y no contesta… Empezamos a hacer millones de escenas en nuestra mente, haciendo alusión a la razón de “¿Por qué no me ha contestado?”.

Una vez mi hermana me dijo “los pensamientos son traicioneros” y tiene razón, sobre todo cuando nos sentimos tristes. Hay un término, que no sé si exista realmente, pero lo voy a usar: comunicación intrapersonal. Refiere a la forma en que nos hablamos a nosotros mismos, y a la forma en que interactuamos con el mundo real basado en nuestros pensamientos.

En la mayoría de las ocasiones, centramos nuestra atención en lo que otras personas piensan o creemos que piensan de nosotros. Y nosotros respondemos a esos supuestos con otros pensamientos, iniciando una cadena concepciones que están muy por fuera de la realidad. Vivir basándote a lo que “creo que otros piensan de mí” es una receta perfecta para tomar decisiones erróneas.

Nadie es tan malo ni tan bueno como tus pensamientos lo indiquen, deja que las mismas personas o los hechos te sorprendan. Nunca supongas, pues así es como se inicia un proceso de falsas acciones y actitudes. Siempre será mejor preguntar, aclarar y conversar directamente.

No hay nada peor que vivir con el delirio de todo lo que sucede mientras nosotros no estamos, evitando que realmente confíes en las personas que merecen toda tu confianza y respeto. Tampoco  vale la pena que te enojes o tengas malos sentimientos hacia las personas, propiciados por una serie de “falsas novelas” que tu cabeza hace. Vive pensando en que eres importante para las personas pero que ellas también tienen su vida.

Por último, te doy una lista de pequeñas acciones que te llevarán a tener mejores pensamientos, y por ende, mejor calidad de vida:

  • Concéntrate en lo que estás haciendo.
  • No estés en un lugar o con una persona, queriendo estar con otra u en otro lugar.
  • Regálale a las personas “el beneficio de la duda”.
  • Sí existe la ley de la atracción y comienza con pensamientos favorables para ti.
  • Jamás te quedes con la duda: “El que no habla, Dios no lo escucha”.

Tus pensamientos te pertenecen, transfórmalos en consejos y buena vibra. Un supuesto negativo puede destruir una realidad positiva.

¡Gracias por leer!

 

Soy profesional de la comunicación, conferencista e investigadora. Escribo sobre comunicación, desarrollo personal y emprendimiento. Si deseas contactarme puedes hacerlo por aquí mismo. Un gusto tenerte por mi blog ¡Gracias por leer!